fbpx

POR QUÉ NO TE SALEN LAS COSAS COMO QUIERES EN TU VIDA O EL DEPORTE AUNQUE TE ESFUERCES…

 

… y cómo hacer que te salgan de verdad

Me llamo Rubén y soy psicólogo.

Se me da bien ayudar a personas como tú a mejorar y a rendir al máximo.

Aunque el alto rendimiento y el desarrollo personal no es como cuando vas con hambre a la nevera (que te comes lo que sea).

Te lo digo porque a la hora de confiar en alguien.

No vale cualquiera.

Y por eso puede que no sea tu hombre.

Pero si de verdad te interesa colaborar conmigo, asegúrate de leer esta web.

Porque igual no soy tu hombre, pero igual sí.

E igual la liamos pardísima en eso de competir y de vivir como de verdad te importe hacerlo.

Rubén Monreal Psicólogo deportivo

Por cierto

También escribo un mail al día.

Uno donde te cuento cosas curiosas, útiles y APLICABLES a la vida real.

No siempre. Pero normalmente relacionados actualidad, desarrollo personal y alto rendimiento (deportivo o profesional) que te pueden ayudar a vivir y a rendir mejor.

Vamos.

Que si te apuntas es posible que sepas más sobre cómo hacer que las cosas en el deporte y en la vida te salgan como quieres.

Además, te regalo un ebook que te llega al correo en menos tiempo en el que te haces una sentadilla que se llama

Por qué no te salen las cosas como quieres aunque te esfuerces y cómo hacer que te pasen.

Es aquí abajo:

PD. En estos mails ofrezco a veces mis servicios y si eso es un problema no te suscribas.

PD2. Si quieres saber qué puedo aportarte entonces suscríbete porque si no te convence en un par de clics dejas de recibir correos.

ebook
Rubén Monreal

DÉJAME CONTARTE ALGO

Este soy yo con 5 años creo más o menos.

(Soy el enano con la mano estampada en el cristal del autobús)

Por aquella época solo me importaban dos cosas:

 1.  Merendar un bollicao con un vaso de leche.

 2.  Ir peinado al colegio como Petja Mijatovic o parecido (sí, el de la séptima copa de Europa del Madrid).

Mi vida era simple.

Sentía que todo estaba bajo control

Y claro, algo me decía que tener las cosas bajo control era guay.

PERO MIRA…

TE VOY A SER SINCERO

 

No estudié psicología por gusto.

En realidad, lo hice por mi hermano (quise ayudarlo a estar bien).

Y también para tratar de evitar que mis padres sufrieran por sus malas decisiones.

En algún lugar de mi cabeza eso de encargarme del asunto parecía posible.

PARECÍA SENCILLO.

Si quería evitar que mis padres sufrieran y que mi hermano se metiera en más líos…

…tenía que ser capaz de controlar la situación.

Y estudiar psicología me iba a permitir manejar bien las cosas (o eso creía).

PERO NO LO FUE

Nada de mis intentos por mejorar las cosas, las mejoraron.

Al revés.

Con el tiempo te das cuenta de lo frustrante que es intentar controlar algo que no depende de ti.

Ya sea con algo que sientes dentro (como ideas, pensamientos, recuerdos…) como algo externo.

Y joder.

Puede estresar y cansar el no ver cambios nunca por mucho que te esfuerces.

Y esto frustra, pero también duele.

Joder si duele.

Pero como dicen en Asturias:

YE LO QUE HAY

Y sí.

Si estás leyendo esto es porque seguramente te suena esta dinámica.

De hecho, puede que sientas (o hayas sentido) que cuanto más pones de tu parte…

…y más te esfuerzas por solucionar tus propios problemas o los de otros:

    >   Más difíciles se vuelven.

    >   Más se enredan las cosas.

Y entonces claro.

Puede llegar un día donde sientas que realmente hay algo mal en ti.

Que el problema eres tú:

    x   Porque estás haciendo cosas por cambiar, pero no cambias.

    x   Porque tratas de tener más confianza, pero cada vez tienes menos.

    x   Porque buscas ser mejor en tu deporte y el resultado no te acompaña. 

ENTONCES PASA ALGO

 

Pasa el tiempo.

Un tiempo que no vuelve.

Y es entonces cuando te das cuenta de que quizá estás (o has estado…)

…viviendo una vida que no quieres (al menos no conscientemente):

    1.  Que no te llena.

    2.  Que no te define.

    3.  Que no te ilusiona.

 

Es más…

Puede que ni sepas cómo hacer las cosas en tu vida y en tu deporte de otra manera que no sea intentando cambiarlas.

Como yo con los problemas en mi familia.

Como yo cuando no jugaba ni un minuto y me creía el mayor paquete del fútbol mundial (que puede que lo sea, no lo descarto, pero me defiendo).

Así que la sensación de que estás mal o de que algo no va bien puede seguir creciendo indefinidamente.

Y TE CUENTO ESTO PORQUE

He escrito un ebook no muy largo llamado Por qué no te salen las cosas como quieres, aunque te esfuerces y cómo hacer que te salgan.

Y en él vas a descubrir:

  Cómo separar tu valor como persona de los resultados que obtienes (a Rafa Nadal le ha servido para ser uno de los grandes tenistas de la historia del deporte).

  También vas a entender porque el esfuerzo por controlar que algo salga bien es inútil y contraproducente en algunas cosas de tu vida.

  Un truco mágico llamado el futuro todo lo soluciona que tu mente es experta en hacer todo el tiempo y por qué no te ayuda a tomar mejores decisiones.

  El secreto de cómo deportistas de éxito mantienen su rendimiento año tras año pese a hacerse mayores (como Lebron James o Sergio Ramos).

  La trampa de la autoestima en la que sueles caer sin darte cuenta cuando quieres cambiar algo (incluso cuando por fin lo logras cambiar).

  Cómo un hombre asturiano de 63 años es una de las personas más ágiles, atractivas y fuertes que he visto nunca y por qué.

 El veneno “mental” más embustero que existe y  te acompaña a todas partes en forma de pensamientos razonables paralizantes y cómo evitarlo.

  Una paradoja de por qué precisamente cuando tratas de cambiar algo que no te gusta de ti o de los demás en realidad es muy difícil que cambie

 

Lo tienes en menos tiempo de lo que tarda un día en Oviedo en nublarse. 

Es aquí abajo.

PD. En estos mails ofrezco a veces mis servicios y si eso es un problema no te suscribas.

PD2. Si quieres saber qué puedo aportarte entonces suscríbete porque si no te convence en un par de clics dejas de recibir correos.

ebook

TE PUEDES ESTAR PREGUNTANDO QUE QUÉ CLASE DE FANTASMA SOY

 

Que qué méritos he hecho.

Que de dónde me he caído. 

O que clase de drogas consumo.

En definitiva, te puedes estar preguntando que qué experiencia tengo para hablar de estas cosas con este atrevimiento.

Y la verdad que tienes razón.

No tienes que creerme.

Solo puedo decirte que en menos de dos años han colaborado conmigo alrededor de 500 personas muy diferentes y entre ellas están:

Actrices, médicos, ingenieros, enfermeras, jugadores de la liga de fútbol profesional española, de baloncesto, abogados, ciclistas profesionales, coachs de la salud, manipuladores de explosivos, marchadoras olímpicas, trabajadores sociales, profesoras de instituto, guardias civiles, cámaras de televisión, influencers (si es que se dice así), funcionarias del estado, jugadores de tenis, opositores, copywriters, policías, diseñadores de páginas web, arquitectos, estudiantes, directoras de hoteles, empresarios… etc.

Aquí te dejo algunas de las cosas que me han escrito al enterarse de que quería presumir de ellos en esta web.

Por cierto.

No les he pagado ni se llevan nada por redactar su experiencia conmigo.

Les ha salido así:

«Solo me importaba mostrarme fuerte y feliz a los demás para no sentirme juzgada»

Alba es una chica de Granada que me escribió en febrero de 2020.

Una persona que desprende luz sin proponérselo y con una de esas sonrisas que hipnotizan a cualquiera (si no me crees @albapaastor es su Instagram).

Alba contactó porque la atropelló un coche.

Y se sentía limitada no solo físicamente (no podía mover su cuerpo con soltura a causa del accidente).

Por lo que me transmitió, el mayor límite que sentía era mental.

Ataques de ansiedad constantes sin razón aparente y actitudes sociales que poco o nada la ayudaban a estar sana.

Esto me mandó por Whatsapp:

Hace aproximadamente dos años sufrí un accidente de tráfico.

Mientras me recuperaba, comencé a tener taquicardias diarias, dolores de cabeza, mareos y una sensación de ahogo de forma muy frecuente.

Además, emocionalmente me encontraba en el peor momento de mi vida.

No tenía ilusión por absolutamente nada, no encontraba ninguna motivación en mi día a día, tenía la autoestima por los suelos.

No sabía cómo sentirme y solo me importaba mostrarme fuerte y feliz a los demás para no sentirme juzgada.

Todo esto me llevó a padecer ansiedad.

Aunque era consciente de lo mal que me encontraba mentalmente, no me sentí capaz de buscar ayuda en un profesional hasta un tiempo después y ahí fue cuando conocí a Rubén.

En la primera sesión que tuvimos estaba muy nerviosa, pero él desde el primer momento me hizo sentir muy cómoda.

Fue en ese momento en el que por primera vez fui capaz de contarle a alguien todo lo que sentía, esto hizo que me liberase y fue el inicio de mi recuperación.

A medida que hemos ido avanzando en la terapia he aprendido a gestionar mis emociones comprendiendo que encontrarse mal está bien ya que no siempre se puede estar bien.

Me ha ayudado y guiado a encontrar mi paz interior lo que ha favorecido en tener relaciones sanas con la gente que me rodea y saber alejarme de las personas que no me aportan.

Lo más importante es que ahora sé de qué forma afrontar una mala situación o un problema.

Tras el accidente tenía muchísimo miedo a la carretera. Miedo que he conseguido superar poco a poco con los consejos, métodos y la confianza que Rubén tenía en mí.

Actualmente me encuentro en una etapa muy feliz y plena de mi vida, esto se debe al gran equipo que hemos hecho Rubén y yo.

El por saber guiarme y yo por realmente buscar un cambio en mi vida. Hay personas maravillosas en el mundo. Rubén es una de ellas.

«Muchos patrones y temas estancados en mí que en ese momento era incapaz de ver o liberar sola»

Caro (@carosobrino en Instagram) es una mezcla uruguaya española andaluza que no hay por donde cogerla pero mola.

La guardo un especial cariño porque es de esas personas que me conoció en mis inicios.

Y queda feo que lo diga, pero en esa época me hacían la cobra.

Me decían cosas como «ya te llamaré si eso».

Vamos que estaba empezando y tuve momentos donde me planteé si yo era el problema o no estaba listo para ayudar a otros. 

Pero con ella conecté y no ha parado de crecer desde entonces

Cuando la conocí trabajaba para otras personas y no estaba del todo satisfecha (pese a que aparentemente le iba bien). 

Hoy lo hace para si misma. 

De hecho, se ha montado su propio negocio y hace cosas alucinantes. 

https://www.thenextgencreative.com/

Y por lo que sé, mal no le va.

 

Hola! Me llamo Carolina y llevo casi dos años con Rubén.

Cuando llegue a él, las cosas eran muy diferentes.

Aunque tenía muchas ganas de cambiar, tenía también muchos patrones y temas estancados en mí que en ese momento era incapaz de ver o liberar sola.

Rubén me ha enseñado a comunicarme, a vivir los sentimientos tanto buenos como malos libremente y sin pensarlos dos veces, y a sanar muchos temas que llevaba dentro.

Por todo esto, mi relación con mi familia ha cambiado, he logrado encontrar a alguien que me suma y con la que mantenga una relación sana, y he abierto mi empresa junto con mi socio de la cual Rubén también me ha ayudado a organizar y evolucionar.

También me ha enseñado a mejorar cada día y darme cuenta de mis propios errores y no solo los de el de alado.

Hoy puedo decir que llevo una vida plena. A la que me despierto cada día feliz y agradecida. Agradezco mucho la ayuda de Rubén y sin duda seguiré con el ya que el trabajo es diario siempre!

«No me encontraba libre, fuerte ni sana.«

Andrea es una chica de Cádiz que conocí cuando estaba opositando sin mucha motivación.

Algo no cuadraba.

Se trata de una de esas personas que no sabe vivir a medias pero había un ámbito que causaba interferencias en su vida. 

Me contó que ella sentía que lo daba todo en las relaciones y que no recibía lo mismo (por lo que se sentía mal por ello y desgastada).

Con el tiempo simplemente decidió enfocarse en  cosas que realmente si dependían de ella.

Y bueno.

A día de hoy entre otras cosas ya se dedica a lo que quiere.

 

Mi nombre es Andrea, tengo 28 años y soy funcionaria del Estado.

Acudí a Rubén hace justo un año, por el verano pasado. Me considero una chica muy normal, me gusta cuidarme físicamente, emocionalmente muy sensible pero también muy llena de vida y lo más importante es que me conozco bien, aunque siempre estoy tratando de conocerme más aún y darme lo mejor.

Cuando contacté con Rubén fue durante plena época del Covid y el confinamiento (tiempos difíciles), estuve conociendo a un chico.

De primeras, como siempre, todo maravilloso, pero por tema confinamiento todo tuvo que pararse y mantuvimos todo a distancia.

Mi dependencia me hizo sentirme aún más apegada a este chico y no sabía cómo afrontar esta situación. Él no estaba cómodo con mi apego, me lo hacía ver con un trato hostigado y yo no sabía cuidarme e incluso dejé de comer y dormía mal.

Durante esa época estuve opositando y no ayudaba nada en mi futuro, la situación del COVID y la dependencia emocional que sentía con esta persona. No me encontraba libre, fuerte ni sana.

Entonces Rubén me ayudó a centrarme en mi, volver a recuperar mi pasión por el deporte que además necesitaba para superar las pruebas físicas y a darme cuenta que encontrarse débil y vulnerable es humano, pero también hay que seguir adelante para conseguir eso en lo que queremos convertirnos.

Mi deseo siempre ha sido ser independiente y con una relación sana, valiéndome por mí misma y sintiéndome orgullosa.

A día de hoy, logré la plaza, aun teniendo a mis chimpancés prehistóricos (como siempre me decía Rubén) en mi cabeza atormentándome, pero vivo con ellos. Sé que hay días que vuelvo a ser vulnerable, pero así soy, me acepto y me quiero.

Pero también quiero a la versión fuerte y luchadora. Me siento muy bien de haber encontrado a un profesional como Rubén porque es muy cercano, entiende cada situación como un buen amigo con el que te sientes bien y es un gran apoyo, con el cual sigo contando y seguiré contando.

Si quieres saber más sobre mí puedes ir a quién soy