Para bien o para mal, Mindfulness es una práctica que se ha puesto de moda.

De moda en colegios, institutos, empresas, hospitales, centros de salud o clubes deportivos.

No hay nada malo en intentar estar más presente en el momento. No lo hay.

Se cree que esta herramienta es capaz de propiciar mayor rendimiento en las personas en aquellas actividades que desempeñan a diario ya que la práctica continuada de esta técnica permite mantenerlas durante más tiempo concentradas en lo que hacen.

Verdades acerca de Mindfulness

En parte es cierto. Mantenerte el máximo tiempo posible a lo que ocurre aquí y ahora, no deja tiempo para perderlo en pensamientos futuros o pasados y francamente, ¿quién no quiere esto?

Mindfulness es una técnica basada en meditación budista, traída y popularizada en Estados Unidos y en Europa gracias en gran parte a Jon Kabbat – Zinn.  

La meditación Vipassana, es una antigua técnica India, que consiste en tomar conciencia de la realidad y del momento presente.

Mindfulness podría ser similar a esta técnica salvo que, en el programa completo, incluye otras prácticas como yoga o la exploración corporal.   

Existe evidencia científica que certifica la práctica continuada de Mindfulness como más efectiva que la relajación, la imaginación, la psicoeducación y a la par con la terapia cognitivo-conductual. (Khoury, B. Lecomte, T. Fortin, G. Masse M., Therien P., Bouchard V., Chapleau M.A., Paquin K. y Hofmann S.G., 2013).

Esto realmente podría ahorrar millones de costes a países y organizaciones de la salud, en cuanto a gasto en medicinas para paliar enfermedades como depresión o ansiedad ya que, en gran medida, Mindfulness mejora las prestaciones en algunas enfermedades actuales del ser humano.

Manteniendo actitud de prestar atención a las emociones, sensaciones del cuerpo, al ambiente, a los pensamientos sin identificarse ni juzgar este tipo de contenido, enseñas a tu mente sobre quien gobierna tus decisiones y por tanto tu vida.

Tu decides qué hacer, si quedarte pensando o actuar.  

Mentiras acerca de Mindfulness.

El problema de las modas es que todos se apuntan a ella. Es muy posible que cuando escribas la palabra Mindfulness en google aparezcan muchas páginas donde se oferten formaciones y cursos a precios asequibles incluso de forma gratuita.

Está genial que cada vez más personas traten de ayudar a otras personas, pero ¿a qué precio?

Una formación deficiente a cargo de personas con pocas habilidades meditativas puede generar en ti efectos indeseables por deformación

Mindfulness no es el fin de todos los problemas del mundo ni de los tuyos propios, ni la panacea.

Es simplemente el desarrollo de mayor consciencia en ti, de forma voluntaria, una y otra vez, hasta tal punto que permite a tus sentidos abrir su rango de percepción de la realidad.

Así, de esta forma, puedes ver las cosas con otro punto de vista, diferente al habitual.

La conclusión es que practicar a la atención plena a diario funciona. Funciona, pero a un ritmo diferente en cada uno de nosotros.

Yo, por ejemplo, siento que necesito un mínimo 30 minutos para conseguir estar más atento a la respiración porque me paso como unos 20, tratando de domesticar los pensamientos, como luchando con ellos.

Hasta que pasa ese periodo y dejo de luchar para observar únicamente la respiración.

1
Hola👋🏻, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by