fbpx
No soy el potrillo

Este no soy yo (aunque te reconozco que me parezco un poco).

Seguro que alguna vez te has sentido como un potrillo.

Indefenso y vulnerable.

Y es más.

Puede que te haya tocado estar en pie cuando preferirías no estarlo:

x Como al hablar en público
x Al fallar un tiro decisivo en una final
x Cuando te han dan mala noticia
x Al oír que no eres el perfil que buscan
x Cuando te han dado calabazas
x O como ese partido que no te salía nada

Dio igual la angustia que pasaste.

Ahí estuviste

Y aguantas porque en realidad no te queda otra que estar ahí

Y en la vida a veces toca mantenerse en pie cueste lo que cueste.

Pero sin un sentido claro de lo que quieres en la vida o en tu deporte…

Pasado un tiempo el mantenerte en pie (sin un objetivo claro) puede convertirse en algo parecido a estar en una pelicula que todo el rato se repite.

En algo que incluso te de miedo, pereza, vergüenza o te haga sentir culpable.

> Algo así como mirar a la persona que tienes delante pero no verla.

> Como oír una canción pero no escucharla.

Vamos que te puede pasar que los días te parezcan copias unos de otros.

Y que lleves tiempo sin  preguntarte durante meses o años por qué y para qué estás aquí. 

Y BUENO

Creerte que tienes que estar en pie puede ser una trampa.

1. Porque puedes acabar creyendo que los días son iguales todos.
2. Que pasar por la vida da lo mismo.
3. Que para qué esforzarte por lo que quieres de verdad.
4. Que no tienes un sentido/propósito en la vida.
5. Que mejor rendir por debajo de tu nivel si total no confían en ti.

Y no es fácil ni vivir ni competir bien cuando te crees algo de esto.

En parte porque puede que te hayan llenado la cabeza del tipo:

    + Tienes que ser fuerte.
    + Podrías estar peor.
    + NO llores.
    + Si no eres duro se aprovecharán de ti.
    + Si te pegan, pega más fuerte.
    + No te quejes.
    + En cuanto estés mal irán a por ti.
    + No bajes la guardia.

Pero mira.

Las cosas no tienen por qué ser así

(Aunque lo hayan sido o lleves sintiendo tiempo que son así)

En la vida y en el deporte se pueden hacer las cosas mucho más simples.

Y sin necesidad de luchar o de aparentar algo que no eres.

Y no te lo digo yo.

Mírate las manos ahora mismo.

Eres un ser humano.

No un potrillo obsesionado con mantenerse en pie.

Recuérdalo. Te guste o no.

No eres un potrillo.

Y TE CUENTO ESTO PORQUE

No sé en qué momento surgió en nuestras cabezas esa especie de obsesión rara con parecer fuertes (o aparentar serlo/tratar de estar en pie todo el tiempo).

De hecho, imagínate por un momento al potrillo y sus esfuerzos por caminar tras venir al mundo.

Si lo piensas, la dinámica es parecida a cuando buscas lograr cosas y luego no te salen como:

< Tener más confianza en ti.
< Jugar de titular indiscutible todos los partidos.
< Encontrar pareja estable.
< Montar tu propio negocio.
< Perder peso.
< Rendir en el campo mejor de lo que lo haces.
< Mejorar tu autoestima.
< Cambiar el cómo te relaciones con tu familia.

Y claro, los potrillos son débiles.

Y a nadie nos gusta parecer débiles.

¿Pero sabes qué?

Una de las cosas que aprendes conmigo es:

A reconocer tu propia naturaleza HUMANA tal como es.

Porque es cuando dejas de luchar.

Y sinceramente, mi vida es un compendio de situaciones donde he actuado como un potrillo desbocado intentando estar fuerte todo el tiempo.

Y no va a sonar guay pero he acabado hasta los huevos.

No es fácil abandonar el modo lucha y para eso toca ser valiente.

Tratar de enmascarar tus puntos débiles para que no te perciban vulnerable es fácil pero también es cobarde.

Porque al final sigues donde no quieres estar.

Así que no me enrollo más

 Porque te regalo más abajo un ebook donde te lo explico.

Cómo puede ser que cuanto más te esfuerzas menos te salen las cosas (y cómo hacer que SI te salgan)

En él, entiendes que existen mecanismos que te pueden permitir vivir como de verdad valores hacerlo sin tener que aparentar algo que no eres.

Y que NADA tienen que ver (esos mecanismos) con:

x La búsqueda de la felicidad como meta en la vida.
x Buscar pensar en positivo todo el tiempo.
x Tratar de atraer buenas cosas con tus pensamientos.
x Chorradas tipo la ley de la atracción.

Nada de patrañas extrañas sin evidencia ni sustento actual.

Cosas reales.

Si quieres saber más es aquí abajo.

PD. En estos mails te vendo mis servicios y si esto lo ves un problema mejor no te suscribas.

PD2. Si te cansas en un par de clics dejas de recibir correos.

ebook

EN CUANTO A QUIÉN SOY

Que sepas que desde que tengo uso de razón he jugado al fútbol (lo sé, me mantengo casi igual que ahora pero esta foto es de 2016).

Hasta la pandemia 2020 iba camino de completar 17 años jugando en el mismo equipo de fútbol sala con muchos de mis amigos de toda la vida (y a buen nivel pese a no estar federados).

Y te parecerá una chorada pero este equipo es mi otra familia.

Me ha visto crecer, rabiar, lloriquear y cambiar mejor que nadie.

Te dejo una foto del 2005 más abajo, para que veas que no me lo invento (puedes visitar mkcorval.com si te da curiosidad).

MK Corval FUTSAL 2005

A parte del deporte. 

Cuando estaba acabando bachillerato me tocó decidir qué hacer seriamente por primera vez en mi vida (seguro que como a ti en plena adolescencia).

Me sentía como cuando tu madre te decía que le contases lo que habías hecho que no se iba a enfadar pero luego te calzaba una buena galleta.

Pues así. 

Estaba entre confuso, despistado y expectante. 

Así que me “decidí”  por estudiar psicología.

 PERO ACABÉ Y NO QUISE SABER NADA

No me sentía con LA CONFIANZA NI LA MOTIVACIÓN SUFICIENTES de dedicarme a la psicología.

> O quizá no sabía ni cómo hacerlo así que lo aparqué.

> O que las personas que conocía que habían estudiado psicología no trabajaban de ello.

> O que directamente me decían que era difícil hacer algo por cuenta propia.

> O que yo no me sentía con “la suficiente formación y confianza y experiencia para dedicarme a esto”

Vamos.

Lo que vienen siendo excusas de toda la vida de dios.

Así que decidí hacerme un MBA en gestión/dirección de entidades deportivas y eventos deportivos. 

Por tratar de acercarme al deporte de alguna manera. 

Pero al acabarlo una vez mas me siento más perdido que antes y veo el panorama negro como una pizarra.  

Así que lo paro todo

Y es entonces cuando miro atrás y digo:

Joder no le di una oportunidad a psicología…

¿Y si hago las cosas como me molaría hacerlas por ver qué pasa?

Y a partir de ahí me empiezo a formar en todo lo que me atrae y me resulta útil dentro de la psicología:

x Terapia de aceptación y compromiso (ACT, desde Steven Hayes a Russ Harris entre otros)

x Alto rendimiento deportivo (Psicología del Deporte de la mano de UPAD Psicología y otros profesionales)

x Desarrollo personal y profesional (Coaching, Tony Robbins…y otros muchos)

x Terapia centrada en compasión (TBC, desde la influencia de Gonzalo Brito)

x Mindfulness (MBSR, de la mano de Fernando de Torrijos)

Y ahora miro atrás y a veces me pregunto…

¿Por qué no empecé antes?

Pues por que no soy adivino. 

Y tú tampoco.

Todos tenemos inseguridades y postergamos hacer las cosas que realmente necesitamos hacer. 

Yo me veía en un abismo sin fondo ni claridad y además mis comienzos fueron raros. 

Pero aquí estoy.

Y si tu también estás ahora leyendo esto seguro que algo te dice que puedes hacer las cosas diferentes si quieres desde ya.

ebook

Aparte de esto

También escribo un correo al día.

Donde te cuento cosas bastante útiles y aplicables sobre cómo salir de trampas mentales y actuar como quieres en las áreas de tu vida que mas te importan.

Pero de momento.

Te regalo uno donde te explico cómo puede ser que cuanto más te esfuerzas menos te salen las cosas (y cómo hacer que te salgan).

En él, entiendes que existen mecanismos que te pueden permitir vivir como de verdad valores hacerlo sin tener que aparentar algo que no eres. 

Es aquí abajo.

PD. En estos mails ofrezco a veces mis servicios y si eso es un problema no te suscribas.

PD2. Si te cansas de estos correos con un par de clics dejas de recibirlos.