Cuando llegan momentos en nuestras vidas donde nos han dejado de querer, donde hay que dar por concluida una relación estancada, es importante entender que da igual quien sea la persona que decide dar el paso.

Por un lado y por el otro, en cierta forma sabéis que si se ha llegado a esta situación es por falta de compatibilidad, de pasión, de amor.

Una verdadera relación no se sustenta en la atracción  física. No se sustenta de vacaciones o de momentos vividos juntos. En parte sí, pero en parte no. Realmente una relación sana es aquella donde ambos individuos pueden sentirse libres de ataduras.

Aprende a disfrutar de estar solo.

Estar sola no significa meterte en un cuarto y cortar comunicaciones con toda persona desconocida que te llame mínimamente la atención.

Cuando te dejan es importante que entiendas que salvo por un motivo de infidelidad o engaño, la culpa no es tuya.

No eres tu el que ha dejado de querer y si otra persona se cansó de mantener una relación contigo por el motivo que sea, esto es cosa suya.

A menudo se cree que se puede controlar o generar el grado en que una persona puede llegar a amarnos. Nadie te asegura que el amor de tu vida deje de serlo. El verdadero amor de tu vida deberías ser tú mismo.

Pero lo cierto es que por mucho que intentes que te quieran, o por mucho que intentes seguir los consejos de algún libro para tratar de arreglar una relación demacrada, las personas se enamoran de personas tal y como son.

El problema invisible en los inicios de las relaciones.

Entonces suele suceder que cuando conocemos inicialmente a una persona que nos interesa, que nos gusta, solemos dar un poco más de nosotros mismos. Solemos mostrar más puntos positivos que negativos. Solemos empezar con caretas.

Aprender a estar solo tras una ruptura puede proveerte de habilidades nuevas y de tiempo para meditar hasta qué punto te compensa entregarte a alguien si realmente no es ese el punto en el que tú te sientes cómodo.

Obviamente es importantísimo a veces en la vida dar un portazo, un golpe en la mesa momentáneo para poner en su sitio a alguien o para lograr algo en concreto.

Pero formar parte de una relación y todos los lazos emocionales que conlleva es otra cosa muy distinta.

En una relación no hay que luchar.

Tratar de mantener un estilo de amar o sentir que debes mantener la “llama del amor” en una relación que puede que te aporte toneladas de cariño y amor iniciales, finalmente pasa a convertirse en desapego y cierta desgana.

Si han dejado de quererte puede que realmente no sea un problema. Sino más bien, algo necesario. Algo que tenía que suceder en algún momento.

A veces mitificamos a la persona que nos acompaña, sin pararnos a pensar qué queremos con ella en realidad. A veces estamos por estar. Por que no conocemos, no somos capaces de visualizar algo mejor.

Cuando dejan de quererte, la vida te brinda la oportunidad de tomar las riendas de lo que quieres para que no vuelvas a caer en manos de personas parecidas a las que un día, dejaron de quererte.

Son nuevos retos. Si dejaron de quererte y tu sigues queriendo, es un nuevo reto para ti.

Vuelca esa energía en quererte a ti, para trabajar en exclusiva por ti. Encontrar otras relaciones, donde no sientas que no comprendes, no entiendes o no ves razones lógicas.

Todo es más fácil si bajas a la tierra a las personas.

¿No te parece un poco ridículo que alguien deje de quererte? ¿qué puedes hacer ante ello? ¿vas a amoldarte a una serie de normas que no casan contigo para lograr que te quieran? ¿qué te aporta cambiar tu forma de ser para sentirte amada?

Si ahora mismo atraviesas por un proceso de separación puedes contar con el apoyo de abogados especialistas como los que componen el equipo de Castroinlaw que además pueden proveerte de soporte con acompañamiento psicológico.

1
Hola👋🏻, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by