La autoestima es el motor que necesitas para sentirte bien contigo. Es un innegociable. Al igual que para muchos entrenadores, correr y presionar con intensidad al rival es algo que no se negocia, en la vida, tener una autoestima equilibrada tampoco debería.

Es la capacidad que mantienes a cada momento de darte el¬†aut√©ntico¬†valor que posees. Ni m√°s ni menos. Con el √ļnico requisito de que ese valor provenga de ti.

De tu propia certeza y no de creencias de otros que obviamente, nunca te conocer√°n como tu te conoces.

Para aumentar tu nivel de autoestima y mantenerla a lo largo del tiempo es importante que identifiques cuando est√°s incurriendo en una falta hacia ella.

Con los siguientes cinco puntos, puedes comprobar si alguna vez has omitido realizar actos en consonancia con un fortalecimiento sano de tu valor personal.

Trata a los dem√°s como quieres que te traten.

Normalmente nos suele incomodar y llevar al hartazgo las actitudes de otras personas que nosotros mismos realizamos.

Al ver que una persona comete las mismas imprudencias que nosotros, que no se valora, que se muestra temerosa, es frecuente encolerizarse cuando eso precisamente nos ha pasado a nosotros alguna vez.

Por ello si quieres mantener una autoestima a prueba de bombas es necesario que en cualquier situación te hagas la pregunta de cómo quieres que te traten a ti si tu estuvieses en el centro de esa acción.

Es decir, cómo te gustaría que te tratasen si sintieses miedo ante lo desconocido, o si fueses nuevo en un trabajo. Por ejemplo.

No te averg√ľences de tus virtudes.

Puede sucederte que en algunos momentos te hayas sorprendido disculpándote por ser demasiado amable. Esto realmente no debería ocurrir si has decidido amarte y valorarte de manera incondicional.

Es decir, nunca trates de disculparte por tus virtudes, como relacionarte con muchas personas de manera provechosa. No te reproches ni rechaces tus virtudes aunque en ocasiones alguien te diga que le molesta.

En el momento que creas que el otro tiene razón sobre algo que a ti te confiere una gran ventaja y felicidad actualmente, estarás minando tu autoestima sin darte cuenta de ello.

Asume la responsabilidad de tus actos.

Coge las riendas de tus sentimientos y aprende a expresarlos para que los dem√°s puedan proporcionar ese tipo de experiencias que a√Īoras.

Por ello, ya sea en el trabajo, en tus relaciones personales asume la responsabilidad. Hazte responsable de tu propia existencia y de todo lo que conlleva.

Vive en actividad, asumiendo lo que eliges decir, comer, celebrar, aplaudir o censurar.

Acéptate de forma incondicional.

Acepta que tienes granos, que eres bajito, que tienes tripa, lo que sea. Acepta radicalmente como eres y una vez lo hagas podr√°s sentirte libre.

El amor incondicional es además un tipo de meditación, que se puede practicar a diario.

Mírate en el espejo, toca tu pelo, tus brazos, siente cómo el viento roza tu piel y escucha con atención los sonidos que emite tu cuerpo. Quiérete como nunca antes has querido a nada ni a nadie.

Muévete por el mundo bajo tus propias certezas. 

Existen libros de autoayuda geniales, escritos por autores que buscan ayudarte y arrojar luz en tu vida.

Es genial la labor de algunos de esos libros pero en la totalidad de esos libros las opiniones proceden de ellos. De sus propias vivencias que serán más o menos parecidas a las tuyas pero no iguales.

Dicho de otro modo, tu autoestima no sube por seguir los consejos a rajatabla que lees en escritos u oyes en cintas.

Tu autoestima mejora cuando toda esa información que escuchas y que ves, la contrastas con tus propias creencias y ya entonces decides si encaja con tu vida actual.